Clive Palmer en el recuerdo

Hace tiempo que tenía ganas de dedicar un post a Clive Palmer, el músico que quiso editar con nosotros The Land Of No Return, el mejor disco de folk-rock del catálogo de Quadrant.
Su muerte el pasado 23 de noviembre dejó la escena mundial del folk sin uno de sus mejores tocadores de banjo. Ese mismo día yo estaba muy enfermo, pero la dama negra que lo eligió a él, a mí no quiso llevarme todavía.
De Clive Palmer siempre recordaré su autenticidad, honestidad y acentuada personalidad humana y artística. Su vida, digna de una novela, y su condición de viajero en el sentido más decimonónico, no le impidieron ser uno de los artistas más grandes de la escena folk anglosajona, aunque su falta de interés por el éxito y la fama lo convirtieron en un magnífico músico poco conocido por el gran público. Nunca olvidaré su aparición repentina en la terraza de la cafetería del hotel del Norte de Italia donde nos alojamos durante una gira con la Incredible String Band (grupo del que fue miembro fundador). Cojo como era y decidido a hacerme escuchar su nuevo material, avanzó hasta mi mesa y dejó caer junto a la cerveza un máster con una decena de nuevas canciones. Unos meses más tarde Quadrant publicaba The Land Of No Return, el disco que me siento más orgulloso de haber editado y que ha batido el record de ser el menos vendido del catálogo de nuestra discográfica. Gracias Clive, gracias de verdad, te deseo un buen viaje y espero que no te hayas olvidado de llevar al cielo tu banjo irrepetible.

Josep Ramon Jové
Mayo de 2015

Deja tu comentario